31 de enero de 2013

El mero uso de energía podría afectar al cambio climático. ¿¿Y entonces??...


Parece que se van incorporando hipótesis nuevas que empiezan a apuntar hacia causas del calentamiento que hasta ahora no se incorporaban en los modelos, pero que intuíamos como posibles: el mero consumo de energía, al emitirse en forma de calor algo ha de influir.


De confirmarse, aunque aún no se puede medir, tendría unas consecuencias bastante importantes: cualquier consumo de energía no existente en la atmósfera previamente provocaría el calentamiento de la misma.

Una de las implicaciones directas es que la gran esperanza de la humanidad de encontrar una energía abundante y limpia en la fusión nuclear, aunque sigue siendo una buena opción, tendría sus desventajas: la fusión de hidrógeno liberando energía en el proceso liberaría esa energía para su uso... y a la atmósfera.

De la misma manera, la ocupación de suelo por paneles solares que captan la radiación solar y evitan que se refleje, también contribuiría a la acumulación de energía calorífica en la atmósfera. Esto sería aplicable sobre todo a los paneles solares térmicos (que calientan agua o fluidos en su interior).
Los electrovoltaicos, actualmente construidos por silicio de color oscuro, también provocan ese efecto, pero existen investigaciones con siliconas que podrían captar energía solar para convertirla en energía eléctrica y ser de colores más claros que reflejarían la radiación térmica no convertible en electricidad (todavía no desarrollados para su uso eficaz).

¿Qué nos queda?



En cuanto a energías propiamente dichas, nos quedarían las que no liberan energía a la atmósfera desde otros medios donde se encontrase confinada, es decir: hidráulica, eólica, maremotriz y geotérmica.
Tienen futuro pero dificultades de implantación y aparentemente son insuficientes.

Hay muchas mejoras de relativo bajo coste que nos hacen ser optimistas, fundamentalmente en edificación y automoción, que se vienen asentando como estándar desde hace bastantes años, gracias al abaratamiento de los sistemas de producción y estandarización de elementos constructivos y sistemas de fabricación: cristales dobles con cámaras de gases inertes, lamas protectoras de radiación solar, a la producción de calderas y maquinaria más eficiente, motores híbridos, mejores aislantes menos contaminantes, etc.

Pero ¿hacia dónde podemos avanzar desde el punto de vista de políticas eficientes y viables? 
En los coches parece que el futuro viene por una mayor eficiencia en el uso de la energía, y con la próxima y prometedora aparición de los coches de conducción automática, podrá mejorarse la eficiencia en el transporte por carretera, mediante el control automatizado de velocidad y aceleraciones y formación de "trenes" de vehículos que mejorarían la eficiencia en aproximadamente un 20%.

¿Y en la edificación? Lo que se viene denominando arquitectura bioclimática, que desde aquí promovemos.
La aplicación de sistemas constructivos y de diseño que mejoren las características energéticas, no suponen un sobrecoste para la edificación:
_ Utilización de muros trombe o ventanales para que la radiación solar caliente el interior de los edificios.
_ Mejores aislamientos y cristales con cámara
_ Colores claros en cubiertas planas para evitar consumos excesivos en refrigeración: la incidencia solar en las cubiertas planas es fundamentalmente en verano, por lo que hay que evitar su captación y captar la energía en invierno no es efectivo en esas cubiertas.
_ Utilización de sistemas de climatización cuatri-tubulares en edificios con fachadas a norte y a sur
_ Lamas parasoles, mejor programadas por sistema centralizado, que, combinadas con los muros trombe o ventanales se adapten a las situaciones de verano o invierno.
_ Utilización de la estabilidad térmica del terreno: utilizar sótanos y cámaras sanitarias en el terreno como captadores de flujos de ventilación.
_ Fachada ventilada, que permite controlar los excesos de radiación evitando necesidades de refrigeración.
_ Muchos más.

A continuación ponemos un enlace a algunos proyectos nuestros donde hemos aplicado varios de estos conceptos:
Centro de Salud de Saldaña: ventanales captadores, lamas parasoles, cubierta plana clara, fachada ventilada, suelo radiante eficiente de baja temperatura en grandes espacios, doble aislamiento (doble de lo convencional) en capas separadas (provocando más efecto que sólo doble aislamiento)...
Proyecto para Residencia de Estudiantes y Profesores de la Universidad de León: sistema de climatización cuatritubular que equilibra zonas expuestas con no expuestas en estaciones intermedias, geotermia por intercambiador en superficie (con un coste de instalación de la infraestructura mínimo), ventanales captadores, lamas parasoles, cubierta plana clara, fachada ventilada, doble aislamiento...
_ Vivienda unifamiliar: calefacción y agua caliente por biomasa con silo y alimentador automático, doble aislamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario