31 de enero de 2013

El mero uso de energía podría afectar al cambio climático. ¿¿Y entonces??...


Parece que se van incorporando hipótesis nuevas que empiezan a apuntar hacia causas del calentamiento que hasta ahora no se incorporaban en los modelos, pero que intuíamos como posibles: el mero consumo de energía, al emitirse en forma de calor algo ha de influir.


De confirmarse, aunque aún no se puede medir, tendría unas consecuencias bastante importantes: cualquier consumo de energía no existente en la atmósfera previamente provocaría el calentamiento de la misma.

Una de las implicaciones directas es que la gran esperanza de la humanidad de encontrar una energía abundante y limpia en la fusión nuclear, aunque sigue siendo una buena opción, tendría sus desventajas: la fusión de hidrógeno liberando energía en el proceso liberaría esa energía para su uso... y a la atmósfera.

De la misma manera, la ocupación de suelo por paneles solares que captan la radiación solar y evitan que se refleje, también contribuiría a la acumulación de energía calorífica en la atmósfera. Esto sería aplicable sobre todo a los paneles solares térmicos (que calientan agua o fluidos en su interior).
Los electrovoltaicos, actualmente construidos por silicio de color oscuro, también provocan ese efecto, pero existen investigaciones con siliconas que podrían captar energía solar para convertirla en energía eléctrica y ser de colores más claros que reflejarían la radiación térmica no convertible en electricidad (todavía no desarrollados para su uso eficaz).

¿Qué nos queda?