16 de abril de 2012

Conflictos con la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo de Madrid

Arquitectos denuncian cambios unilaterales en proyectos adjudicados por la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo de Madrid (EMVS).

Este tipo de incidentes no suelen tener relevancia pública.
Las adjudicaciones vía concurso público, en función del procedimiento de tramitación que se adopte, suelen conllevar la redacción del proyecto de ejecución por el equipo ganador, y la posterior direccion de obra.

En ocasiones el equipo ganador redacta proyecto básico, mientras el de ejecución y dirección de obra son llevados por otros técnicos.
Son tres partes del trabajo técnico consecutivas y separables: proyecto básico, de ejecución y dirección de obra.
En arquitectura los cambios son una constante:
Al adjudicarse un proyecto es habitual que antes de la redacción del proyecto de ejecución definitivo la propiedad disponga requisitos finales y condiciones deben cumplirse.

Es muy habitual que durante el desarrollo de la obra sean necesarios cambios en el proyecto por motivos de todo tipo, funcionales, constructivos / técnicos, o presupuestarios, que pueden llevarse a cabo sin la tramitación de un nuevo proyecto, definiéndose en el informe final de obra, siempre que los cambios no afecten a condiciones de las normas urbanísticas de aplicación, aunque siempre conviene contar con la información, colaboración y consentimiento de las autoridades.
Hay casos particulares (licencias por comisiones especiales) donde siempre debería solicitarse autorización de los cambios.


En todo caso, mientras se sigan los procedimientos reglamentarios, la propiedad siempre puede cambiar, y es muy habitual, los proyectos.
Lo que no se puede hacer es exigir que se haga gratuitamente, aunque sea habitual también que los arquitectos redactores hagan modificaciones importantes sin remuneración adicional.

Si los arquitectos redactores se oponen a una modificación del proyecto sí es lícito que lo hagan otros arquitectos por orden de la propiedad, lo que puede llegar a constituir conflictos de propiedad intelectual muy poco claros, ya que el encargo a los arquitectos iniciales finaliza con la entrega del proyecto, y este pasa a ser propiedad del promotor encargante del proyecto.

Digamos para concluir que las modificaciones de proyectos sí son y han de ser legales, y que deberían aclararse en estos aspectos los límites de la propiedad intelectual.
Es un problema muy habitual, también en otros sectores. 
Por poner un ejemplo, podría ponerse el caso de una empresa de, por ejemplo, envasado, que solicita un proyecto de ingeniería para una fábrica. Resulta que por distintos motivos decide cambiar partes del proyecto de la fábrica pero el equipo redactor original ya no esta disponible. ¿Es lícito que la empresa cambie su fábrica? parece claro que sí. ¿Las modificaciones pueden basarse en el proyecto original de otros redactores? Parece claro que también, ya que no se puede obligar a cambiar a una empresa todos los aspectos anteriores del proyecto, siendo éstos en muchas ocasiones soluciones convencionales. ¿Dónde figuran entonces los límites de los cambios o utilización de proyectos de otros? En mi opinión radica en la utilización de innovaciones manifiestas y demostrables como innovación en el proyecto original. Eso sí podría interpretarse como intromisión en la propiedad intelectual, y debería analizarse como cualquier litigio de copyright o patentes. En ningún caso puede condenarse la modificación del proyecto para la eliminación de partes del mismo, o para la inclusión de otras características de mejora que no incurran en plagio.